Programa de Medios y Justicia

Publicado en Programa de Medios

El Programa de Medios y Justicia del Instituto de Justicia Procesal Penal trabaja por la profesionalización de los periodistas judiciales enfocada en una cobertura noticiosa integral del sistema de justicia procesal penal acusatorio, que respete y fomente los derechos de personas víctimas e imputadas de delito, aprovechando al mismo tiempo las vastas oportunidades de acceso a la información que ofrece dicho sistema.

A través de este Programa el IJPP parte de la convicción de que los medios y los periodistas son actores determinantes para el éxito o fracaso de la implementación del modelo acusatorio en México y deben por eso desempeñar una función fiscalizadora, convirtiéndose en agentes de cambio social por una sociedad justa. Esta es una función social digna y útil, que se desmarca de los anacrónicos y perniciosos juicios mediáticos.

Los talleres, conferencias y materiales para un ejercicio socialmente responsable del periodismo que ha producido el IJPP, incluido No más «pagadores». Guía de periodismo sobre presunción de inocencia y reforma del sistema de justicia penal, de Marco Lara Klahr, son la base del Programa, que además mantiene interlocuciones constructivas con periodistas y medios, y desarrolla una nueva vertiente sobre el ejercicio del derecho de acceso a la información para un adecuado seguimiento de la implementación del sistema acusatorio.

En ese sentido, una victoria protagonizada por el Programa fue la histórica denuncia que presentaron en marzo de 2013, en audiencia pública, organizaciones civiles ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre las nocivas consecuencias de la exhibición mediática de personas víctimas, detenidas e imputadas de delito del delito por parte de autoridades judiciales y periodistas funcionales.

Tales acciones persiguen un modelo de periodismo que promueve la legalidad, el respeto a los derechos humanos, particularmente de las personas detenidas, imputadas y víctimas de delito, y la transformación pacífica de conflictos.

ESTAXesta

Publicado en Programa de Medios

Mejor di CUERPO CUBIERTO CON CINTA ADHESIVA, no teipeado

podcast-iconUn rasgo estructural que hace de la obsoleta «nota roja» un enfoque periodístico inaceptable si lo que se pretende es construir una sociedad democrática, es su abordaje tenebroso y hasta grotesco de escenas del crimen, accidentes, desastres y, en general, tragedias humanas y sus víctimas. En la cobertura noticiosa de conflictos, delitos y violencias los periodistas policiales y judiciales tenemos obviamente la responsabilidad de informar a la comunidad, pero eso no equivale a producir un daño a quienes protagonizan los hechos ―mucho menos si son víctimas―, afectando, encubriendo ni por supuesto contribuyendo a que sean afectados sus derechos humanos. Si insistimos en el uso de expresiones como «Encuentran cadáver teipeado en San Francisco del Oro» [El Diario de Juárez, julio 22, 2013] o «fueron localizados los cuerpos de dos hombres con la cabeza teipeada» [El Universal, junio 8, 2010], no solo reproducimos y diseminamos el lenguaje delincuencial, sino que banalizamos sucesos trágicos. Además, ya en términos de eficacia periodística, siempre será más perdurable una historia capaz de lograr empatía entre la víctima y el público, que aquella que entra en detalles tan escabrosos como innecesarios. En suma, evitemos «teipear», prefiriendo palabras y descripciones respetuosas, sin importar que sean más extensas. En todo caso, al seleccionar estas palabras o expresiones lo esencial es prever el impacto que podrían causar en la familia y otros seres afectivamente cercanos a la víctima.