Las personas que enfrentan un proceso penal en México tienen escasas posibilidades de resultar absueltos. De las más de 60 mil sentencias emitidas en un año, en 5%  se declaró al detenido como inocente y quedó libre de todo cargo.