Carlos Sánchez Hernández*

En las cárceles hondureñas hay alrededor de 12 mil 250 presos, la mitad de los cuales lo están bajo la modalidad de «prisión preventiva», de acuerdo con el Comisionado de los Derechos Humanos de Honduras. A partir de este dato, The Associated Press infiere en un cable que en el incendio ocurrido en la prisión de Comayagua [febrero 15, 2012], donde hasta el momento ha sido reportada la muerte de 377 presos, «más de la mitad aguardaban juicio o estaban retenidos como supuestos integrantes de pandillas».

17 de febrero del 2012

Señor

Porfirio Lobo Sosa

Presidente de la República de Honduras

Presente

De nuestra mayor consideración:

Por la presente y en representación de organizaciones de la sociedad civil de diversos países que forman parte de la Campaña Global por la Justicia Previa al Juicio en América Latina, nos dirigimos a usted en relación a los terribles hechos ocurridos el día miércoles 15 de febrero del 2012, en las instalaciones del Centro Penitenciario de Comayagua.

Marco Lara Klahr*

Una sociedad despiadada genera medios y periodistas despiadados. Esto no nos exime de responsabilidad, sino que contextualiza nuestra función ante la comunidad como proveedores de información noticiosa a su imagen y semejanza.

Si como periodistas repetimos que nosotros «no producimos los hechos, solo los damos a conocer; no matamos, solo informamos sobre muertos», nuestro problema no es nada más de honestidad, también de transparencia: como magos, pretendemos que el público, fascinando con el acto, es incapaz de comprender el truco y hasta que hay truco.