En 1999, Ananías Laparra Martínez fue detenido arbitrariamente y torturado por policías judiciales que lo obligaron a confesarse culpable de un homicidio cometido en el municipio de Cacahoatán [Chiapas]; con dicha confesión como única prueba, un juez lo sentenció a 28 años de cárcel.

Tras 12 años de encierro y gracias a la intervención de la Clínica de Derechos Humanos de la Universidad de Seattle, fue liberado bajo la figura de «sentencia suspendida».

Martes, 06 Marzo 2012

«El sistema penitenciario»

Para Edna Jaime, directora general de México Evalúa, el que las prisiones mexicanas estén sobrepobladas sin que eso haya reducido la incidencia delictiva «debería de ser suficiente para concluir que vamos por un camino equivocado».

En su más recientecolaboración para el diario Excélsior [febrero 25, 2012], precisa que el encarcelamiento indiscriminado es parte de una «política criminal agresiva» basada en el «populismo penal», y recomienda avanzar hacia «mecanismos alternativos de resolución de controversias y reparación del daño que permiten resolver conflictos sociales sin la necesidad de echar a andar un proceso penal».

Lea «El sistema penitenciario», en Excélsior

Lunes, 27 Febrero 2012

«Pepe el Toro nos habita»

medios_bannerppim_270212Cuando las víctimas de delito aparecen en el escenario noticioso, los periodistas suelen presentarlas como «seres derrotados», personas que «ni hablar, ya se chingaron», y a la vez invisibilizan el hecho de que se trata de ciudadanos «cuyos derechos fueron afectados, lo cual impone al Estado la obligación de conseguir, a través de la justicia, que tales derechos sean restablecidos de la mejor manera y lo más pronto posible».

Tras afirmar lo anterior refiriéndose a sus nuevas experiencias en talleres con periodistas, en la nueva entrada del blog meDios [febrero 27, 2012] Marco Lara Klahr crítica esta práctica sistemática y recomienda, entre otras cosas, ver el delito «como un conflicto entre dos partes» y no «como la derrota del bien por el mal», pues de ese modo se «pone al periodismo contra la pared, pero sobre todo a la comunidad», la cual «se divierte, se insensibiliza o se aterra con las noticias, perdiendo en cambio la posibilidad de informarse».

Lea «Pepe el Toro nos habita»

medios_febrero_13022012_hoyrecoSi históricamente la PGR «ha confinado a los medios industriales y sus periodistas a la función de verdugos en los ‘tribunales mediáticos’», ¿entonces por qué en el caso de los 25 millones de pesos retenidos al gobierno veracruzano no hubo «‘juicio mediático» ni se «presentó» en conferencia de prensa a los funcionarios implicados?

En el post semanal del blog meDios [febrero 13, 2012], Marco Lara Klahr apunta que «podríamos pensar que, ahora sí, [la PGR] optó por respetar los derechos a la presunción de inocencia, la propia imagen y, parcialmente, la reserva identidad de los detenidos. Pero ni soñando». En realidad, concluye, «filtraron la información sobre los 25 millones de forma que hiciera el menor daño», bajo un «mecanismo de ‘regulación’» mediática que vulnera el derecho a la información de los ciudadanos.

Lea el post completo