Jueves, 11 Agosto 2011

«Seducidos por el verdugo»

PROMO MEDIOS NEWDurante un taller en Ecuador sobre «nuevas visiones de periodismo policial y judicial», diversos reporteros que habían calificado a las personas imputadas de delito como «gentuza» y «parásitos», estallaron contra el instructor: «¡No aceptamos que nos venga a decir que solo los delincuentes tienen derechos!».

Impartía el taller Marco Lara Klahr, quien a partir de esa experiencia analiza en el nuevo post de su blog meDios [agosto 8, 2011] «hasta dónde ha calado entre los periodistas el discurso que desde el poder desacredita los derechos, y cómo esto nos vuelve voceros del autoritarismo en un momento donde paradójicamente nuestros propios derechos son vulnerados por ese mismo poder».

Con frecuencia los medios informativos funcionan como tribunales donde ciudadanos imputados de delito son juzgados a modo de espectáculo, desde el plató, antes de que un juez determine si son inocentes o culpables.

Estos «juicios mediáticos» no solo «merman la legitimidad de las cortes cuando el sentido de la decisión de estas difiere de aquel establecido por los medios», sino que además afecta el principio de presunción de inocencia, entre otras implicaciones que ahora revisa Darío Ramírez en su programa «Zigma Periodistas» [Ibero 90.9, junio 27, 2011].

Escuche el podcast

promo medios 2La liberación de Mariel Solís se logró en buena medida desde las redes sociales, a través de una campaña viral impulsada por sus compañeros de la UNAM; lo preocupante de ese fenómeno, en todo caso, es imaginar qué hubiera sucedido «en un escenario inverso», «pues también es cierto que campañas reivindicatorias se han dado a favor de personas que delinquieron», lo mismo que se ha juzgado mediáticamente a quienes no han sido siquiera procesados por la vía judicial.

La reflexión es de Marco Lara Klahr en la nueva entrada de su blog meDios [julio 18, 2011], donde advierte que si bien «es una gran noticia que tantos cibernautas reaccionaran contra un atropello», «lo peor que podría pasarnos es que la justicia se dirima en los nuevos medios, como se hace históricamente desde los medios formales».

Lea el post completo

De acuerdo con el imaginario colectivo, «se piensa en la cárcel como la justicia por excelencia» y, al grito de «¡Que los metan a la cárcel a todos!», gran parte de la sociedad mexicana, en busca de venganza más que de justicia, justifica que el sistema de justicia penal viole el principio de presunción de inocencia al que todo imputado de delito tiene derecho.

Así lo sostiene Myrna Delia Álvarez Uriarte, secretaria ejecutiva de Enlace para Asuntos de Justicia Penal de la Secretaría de Gobierno de Morelos, en el editorial de su Website institucional [junio 27, 2011], donde analiza, además, las consecuencias sociales del uso extensivo de la «prisión preventiva» y el «urgente cambio cultural, tanto en funcionarios como en ciudadanos, para entender el nuevo sistema de justicia penal».