El principio de presunción de inocencia no era un derecho fundamental explícito en la Constitución mexicana hasta que en marzo de 2008 se le incluyó en el Artículo 20, como parte nodal de la reforma al sistema de justicia penal, entre «los derechos de toda persona imputada».

Denise Tomasini-Joshi

Más del 40% de los internos de las cárceles mexicanas no han sido sentenciados por el delito por el cual fueron detenidos, de acuerdo con un estudio reciente. Esto se traduce en más de 90 mil personas presas sin juicio a lo largo del año. Más de la mitad de esta población será eventualmente exonerada —pero sólo después de pasar un tiempo significativo en «prisión preventiva».

Investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas, Gustavo Fondevila hace un recuento de la ineficiencia y los abusos del sistema penal en México, en «Justicia sin filtros» [Reforma, febrero 14, 2011]. «Si usted es acusado por el Ministerio Público de cometer un crimen, debe ir a juicio penal, pero ni se moleste en esperar la sentencia con angustia: va a ser condenado», advierte a sus lectores. 

Ciento cincuenta y dos presos murieron en 2009-2010 en el interior de los penales del Distrito Federal, la mayoría de ellos «‘picados’, ahorcados o politraumatizados», de acuerdo con Luis Manuel Jiménez, director de Servicios Médicos Legales y en Reclusorios, de la Secretaría de Salud capitalina, en entrevista conReforma publicada como parte de una noticia encabezada «Desencadena violencia males en cárceles» [febrero 19, 2011].