La madrugada del lunes [enero 17, 2011], 12 internos se fugaron del Centro de Rehabilitación Social [Cereso] Aquiles Serdán en Chihuahua, según informó Carlos González, vocero de la Fiscalía estatal, quien en entrevista para Milenio Televisión detalló que «… a las 5:00 horas… se escucharon detonaciones, al parecer de arma de fuego, a manera de distractor, y después un vehículo tripulado por varios hombres derribó una parte de la malla perimetral del lado oeste del reclusorio», por donde los presos pudieron escapar ─uno fue recapturado horas después.

La deficiente organización y operatividad de las prisiones mexicanas se agravó durante el último año, lo cual se hizo evidente, por ejemplo, con la fuga de presos del Cereso Aquiles Serdán en Chihuahua [enero 17, 2011]; la fuga de 151 del Centro de Ejecuciones en Nuevo Laredo [diciembre, 2010] y la muerte de 11 del penal de Gómez Palacio, Durango [enero 11, 2011].

Desde 2009, Open Society Justice Initiative, un programa operacional de Open Society Foundation, encabeza la Campaña Global por la Justicia Previa al Juicio, enfocada en a) promover medidas alternativas a la «prisión preventiva»; b) ampliar el acceso a los servicios de asistencia legal, utilizar «paralegales» (asistentes jurídicos) que intervengan en las etapas preliminares del proceso penal, y c) diseñar políticas a largo plazo y compro­misos de financiamiento para apoyar la reforma del Estado en temas de acceso de justicia en las etapas iniciales del proceso.

«El peor escenario» para el sistema de justicia penal sería suspender la implementación de su reforma hacia un modelo «acusatorio oral», pues permitiría que «Ministerio Público y jueces sigan aplicando la ley a su libre albedrío», advierte María Elena Morera en «Oralidad: justicia o ‘reality show’» [El Universal, enero 29, 2011].