Viernes, 04 Noviembre 2011

Nuevo León: Militarizar penales no es solución; deben cumplir con reinserción, advierte CADHAC

Valora este artículo
(1 Voto)

En lo que va del año, 48 internos han sido asesinados en los penales de Apodaca, Cadereyta y Topo Chico [Nuevo León], ante lo cual las autoridades estatales, en vez de afrontar el problema con una «política penitenciaria integral e inteligente», solicitaron la intervención de militares, quienes han cometido abusos contra presos y sus familiares.

 

En un comunicado [noviembre 1, 2011], Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos, AC [CADHAC],  denuncia las consecuencias de tal militarización, advirtiendo que «no se trata de tener más fuerza o seguridad altamente armada ni de realizar revisiones indignantes a las visitas», sino de «implementar una estrategia que cumpla con los objetivos de reinserción social».

Precisa que las autoridades se equivocan al considerar que las drogas y otras mercancías ilegales son introducidas a los penales por las familias de los internos, y que en realidad esos tráficos obedecen «a la porosidad de un sistema corrupto e impune que no ofrece ni incentivos ni garantías para el trabajo correcto, profesional y honesto».

El hecho de que una persona se encuentre en «prisión preventiva» o cumpliendo una condena, agrega CADHAC en su comunicado, «no conlleva más restricciones a los derechos fundamentales que las ordenadas legalmente por un juez», y exige a las autoridades «que cumplan con sus obligaciones y garanticen la seguridad física y emocional de todas las personas privadas de la libertad en la entidad».

 

Lea el comunicado de CADHAC

Consulta también:

Modificado por última vez en Jueves, 12 Octubre 2017 10:51