×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 92415

La protesta social tal vez no suene a un derecho, lo cual puede deberse a que en las normas no es posible encontrarlo de forma literal, sino que en realidad se conforma de otros, las libertades de expresión y reunión. También se resta importancia a su ejercicio y garantía, pues la mayoría de las veces solo se discuten los inconvenientes que produce.

Martes, 08 Noviembre 2016

La violencia imaginaria en México

Por

Una vez más conocimos acerca del aumento del homicidio doloso en nuestro país, a partir de las estadísticas reportadas por las instituciones de procuración de justicia, las cuales refieren una tasa de 12.43 homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes, de enero a septiembre de 2016.

En los primeros ocho meses de 2016, 14,549 personas fueron víctimas directas de homicidio doloso, hechos por los cuales se iniciaron 13,217 carpetas de investigación ante procuradurías y fiscalías estatales a nivel nacional. Esta cifra de carpetas de investigación representa un aumento de 18.23% respecto del mismo periodo de 2015.

Si el lenguaje es parte de la cultura jurídica, la abogacía tiene que hacerse cargo de todo lo que está cambiando en su uso, con una visión de los contextos regional y global al respecto. Dos ejemplos para ilustrar, provenientes de sede judicial, en clave de derechos humanos:

1) En 2013 la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió que la libertad de expresión no puede incluir palabras homofóbicas, por arraigadas que estén en el habla cotidiana, como «maricón» y «puñal», argumentando que incitan al odio, según señaló la ponencia del ministro Arturo Zaldívar, aprobada por mayoría.

2) La Corte Constitucional de Colombia prohibió este año el uso de las siguientes expresiones referidas a personas con discapacidad: «Inválido», «con capacidades excepcionales» y «sordo», por considerar que pudieran ser usadas con fines discriminatorios.