El 1 de julio, aproximadamente 52, 300, 994 ciudadanos/as participaron en las elecciones, ejercicio democrático que puso de manifiesto la importancia que revisten los derechos político-electorales.

Hace tiempo hemos dejado de confiar en que el Estado, de buena fe, promueve, respeta, protege y garantiza los derechos humanos, aunque sea su obligación constitucional; en una sociedad realmente democrática son esenciales los contrapesos.

El 14 de junio [2018] la Cámara de Diputados aprobó un proyecto de ley para legalizar el aborto durante las primeras 14 semanas de embarazo.

El sistema penal ha sido reformado y nosotros, ¿cuándo modificaremos nuestra mentalidad?