Si tuviéramos que elegir uno de los problemas que más dañan la dignidad humana en las prisiones sería la sobrepoblación, que es la consecuencia directa del uso excesivo de la privación de libertad como medida para combatir la delincuencia, un mal que el Estado mexicano no ha podido erradicar.

La protesta social tal vez no suene a un derecho, lo cual puede deberse a que en las normas no es posible encontrarlo de forma literal, sino que en realidad se conforma de otros, las libertades de expresión y reunión. También se resta importancia a su ejercicio y garantía, pues la mayoría de las veces solo se discuten los inconvenientes que produce.

Una vez más conocimos acerca del aumento del homicidio doloso en nuestro país, a partir de las estadísticas reportadas por las instituciones de procuración de justicia, las cuales refieren una tasa de 12.43 homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes, de enero a septiembre de 2016.

En los primeros ocho meses de 2016, 14,549 personas fueron víctimas directas de homicidio doloso, hechos por los cuales se iniciaron 13,217 carpetas de investigación ante procuradurías y fiscalías estatales a nivel nacional. Esta cifra de carpetas de investigación representa un aumento de 18.23% respecto del mismo periodo de 2015.