Martes, 15 Octubre 2013

Justicia a puertas abiertas

Por

No es sencillo confiar en la eficiencia e imparcialidad de un sistema de justicia penal cuyo funcionamiento no puede entenderse debido a su falta de claridad —lo mismo en el lenguaje que en la actuación de sus operadores—, ni cuestionarse, por la carencia de información.

Toda persona privada de libertad será tratada humanamente, con irrestricto respeto
a su dignidad inherente, a sus derechos y garantías fundamentales.
El Estado Mexicano como garante de los derechos de las personas bajo su custodia,
no sólo tiene el deber especial de respetar y garantizar su vida e integridad personal,
sino que debe asegurar condiciones mínimas
que sean compatibles con su dignidad [Principio 1]

La Ley General de Víctimas reconoce los derechos de las víctimas directas, indirectas (familiares y allegados), potenciales (quienes comparten riesgos con ellas por acompañar sus casos, como abogados, periodistas y defensores de derechos humanos) y colectivas a ayuda inmediata, asistencia, atención, protección, verdad, justicia y reparación integral.

Martes, 24 Septiembre 2013

Arcaica y mediocre*

Por

Así fue la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en la contradicción de tesis 293/2011, bajo la ponencia del ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, discutida en el pleno durante cinco sesiones públicas.1