×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 17254
Martes, 28 Enero 2014

'Barristers'

Por

Para los abogados mexicanos el nuevo sistema de justicia penal, con su énfasis en la oralidad del proceso, implica la adquisición de nuevas destrezas. No pueden ya conformarse con la lectura de documentos, pues la audiencia oral debe ser dinámica, clara y eficaz. Por ende, es valioso que conozcan prácticas de otros países con sistemas penales adversariales, para luego adaptarlas a la realidad local.

En México, la población de mujeres en prisión ha crecido a un ritmo más acelerado que la de los varones, si bien su proporción numérica permanece estable, representando poco menos del 5% del total de la población penitenciaria. Mientras que la de varones se incrementó casi en un 40% durante la última década, al pasar de 136 mil internos en 1999 a 225 mil en 2010, la de mujeres prácticamente se duplicó, pasando de poco menos de 6 mil a más de 11 mil. En la actualidad hay 238 mil varones y 12 mil mujeres presos.

En derecho procesal penal es obligación del juez velar porque los plazos y términos se cumplan a cabalidad, a diferencia del procesal civil, donde corresponde a las partes asegurarse de que el proceso no caduque. Desafortunadamente, para las personas imputadas de delito las causas judicializadas no caducan por más que haya inacción de las partes o el juez.

La reforma del sistema de justicia penal en México impone grandes retos en su proceso de implementación, incluidos la sensibilización social para minimizar la resistencia al cambio, la selección y capacitación del personal que lo operará, la redacción de un nuevo código penal, y la puesta en marcha del naciente modelo acusatorio de justicia, así como su seguimiento.