Martes, 31 Julio 2018

Difundir la verdad

Por
Valora este artículo
(3 votos)

Las miles de personas víctimas de la violencia que ha azotado al país en los últimos 12 años, en especial las familias de las desaparecidas, así como la sociedad en su conjunto, tenemos derecho a conocer la verdad; merecemos una narrativa oficial sostenible acerca de las “razones y circunstancias en las que aberrantes delitos y sistemáticas violaciones a derechos humanos llegaron a cometerse, esto con la finalidad de evitar que esos hechos vuelvan a ocurrir en el futuro”. [1]

Tal ha sido la promesa del futuro gobierno, el cual ha anunciado que impulsará un proceso de justicia transicional, donde el centro, promete, serán las víctimas. [2] Y si bien no existe una receta de justicia transicional, la experiencia internacional enseña que esta tiene esencialmente cuatro componentes: Verdad, justicia, reparación integral y garantías de no repetición.

La discusión por venir sobre cada uno de estos cuatro componentes, así como la forma en la que se buscará garantizarlos, seguramente ocupará diversos espacios en la discusión pública. Ahora solo me ocupo del derecho a la verdad y específicamente en cómo se difundirá en tal caso.

Imaginemos que, sea cual sea el diseño institucional por el que se opte, la o las comisiones de la verdad tienen éxito en construir, de la mano de las personas víctimas, las organizaciones de derechos humanos que las acompañan y otros entes de la sociedad civil, una narrativa multidisciplinaria y multicultural [3] que explique las razones, los contextos y los patrones de toda esa violencia, así como las redes de corrupción que propiciaron su casi total impunidad. ¿Está narrativa desembocaría solo en un extenso informe académico?

Que el Estado y la sociedad difundan la verdad de forma idónea es un requisito para evitar que tan aberrantes hechos se repitan, reconocer el sufrimiento de las personas víctimas y sus familiares, e impulsar en la sociedad el deber de recordar

La difusión de la verdad no debe reducirse a ello; por el contrario, deben utilizarse diversas vías, como exposiciones fotográficas, documentales, memoriales, capítulos en los libros de texto, obras de teatro y otras posibilidades que la creatividad de los artistas mexicanos aporte. Sería oportuno incluso que en las principales oficinas de gobierno involucradas con la violencia esté presente simbólicamente el reconocimiento a las personas víctimas.

La premisa de lo anterior es simple: Tras la creación de la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado y su informe final, el gobierno federal no tuvo la mínima iniciativa de difundir su contenido y es conocido que censuró una parte donde quedaba de manifiesto la magnitud de los crímenes cometidos durante la guerra sucia [4] ―por si fuera poco, a la fecha no es posible encontrar en la Web una versión íntegra de dicho informe.

Esto propició que para las instituciones las víctimas de ese periodo quedaran en el olvido. Por ello, que el Estado y la sociedad difundan la verdad de forma idónea es un requisito para evitar que tan aberrantes hechos se repitan, reconocer el sufrimiento de las personas víctimas y sus familiares, e impulsar en la sociedad el deber de recordar.

 

[1] Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Derecho a la verdad en América, párrafo 15

[2] www.milenio.com/opinion/olga-sanchez-cordero/casos-causas/ya-basta-justicia-transicional y www.youtube.com/watch?v=VrXLwQDY_no

[3] Para una explicación consistente del derecho a la verdad de los pueblos indígenas en procesos de justicia transicional véase: Escoffié Duarte, Carlos. «El derecho a la verdad de los pueblos indígenas», en revistametodhos.cdhdf.org.mx/index.php/numero-6

[4] Ver MONTEMAYOR, Carlos, La guerrilla recurrente, Grijalbo, México, 2013

 

Consulta también:

Modificado por última vez en Martes, 31 Julio 2018 12:11
Cesar Morales

(@Ozziel21) Es egresado de la Licenciatura en Derecho por la UNAM. Ha colaborado con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y organizaciones de la sociedad civil que acompañan a personas víctimas.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.