×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 105452
Martes, 08 Agosto 2017

La [no] perfecta libertad de prensa

Por
Valora este artículo
(1 Voto)

Si los editores (...) no se enfrentan con la realidad e intentan corregirla,
algún día el Congreso en un acto de ira e impulsado por una opinión pública furiosa, actuará sobre la prensa con un hacha

Walter Lippmann 

En 1947, recién terminada la Segunda Guerra, un grupo multidisciplinario ―filósofxs, abogdxs, economistas, teóricos de la comunicación y politólogxs― se reunió en la Universidad de Chicago para analizar las amanazas sobre la libertad de prensa en Estados Unidos. Así nació la Comisión para la Libertad de la Prensa o Comisión de Hutchins.

Lo interesante y valioso de los resultados logrados por la Comisión Hutchins es que reformularon un problema estructural: El derecho humano a la libertad de expresión está amenazado ¡porque la prensa está en crisis!

Ha pasado más de medio siglo, y aun siendo otro país, envuelto en un contexto de posguerra, analizar y trasladar sus conclusiones y recomendaciones a nuestro contexto es de suma importancia.

México es uno de los peores países para ejercer el periodismo. Hasta abril del presente año hay registro de 104 periodistas asesinados desde 2000 y de otros 25 desaparecidos. A 70 años de la creación de la Comisión de Hutchins, el problema persiste.

Los resultados logrados por la Comisión Hutchins reformularon un problema estructural: El derecho humano a la libertad de expresión está amenazado ¡porque la prensa está en crisis!

Más allá de la descripción sobre cómo se lesiona la libertad de prensa, la Comisión investigó el por qué y propuso un protagonismo para ella fundado en los que denominó Criterios del correcto desempeño de la prensa en sociedad:

  1. La libertad acarrea obligaciones concomitantes (prensa-público-gobierno)
  2. Una prensa debiera ser libre y expresarse para servir a su comunidad
  3. La prensa no puede permitirse ser deficiente. Sus ineficiencias, mentiras y calumnias amenazan el equilibrio de la opinión pública y afectan su propia libertad
  4. La prensa debe saber que sus fallas y errores han dejado de ser privados y se han convertido en peligros públicos
  5. Aunque no sea más que el escribir la historia de un día, cada día, el respeto a esa historia exige que esta se haga con libertad. La libertad en la prensa es la condición de su veracidad
  6. Un sistema de prensa que no es ni puramente liberal ni totalmente autoritario. Respeto hacia la autocorrección y rechazo hacia la corrección autoritaria, o impuesta desde fuera
  7. La libertad de prensa varía según el contexto social; lo que la mente hace con los hechos u opiniones que recibe es muy diferente cuando está serena que cuando está intranquila; cuando tiene mucha información, que cuando lo ignora todo; cuando tiene esperanza, que cuando está sumida en la desesperación
  8. La prensa debe continuar siendo de personas particulares y libre, es decir, humana y falible
  9. El «consumidor» necesita información para actuar
  10. La reglamentación de la prensa no implica una reducción a la libertad, sino un aumento al derecho público de estar informado

Si bien la libertad de prensa fue el punto de partida en las discusiones de la Comisión, el proponer un sistema de prensa diferente fue y es fundamental para proteger la libertad del periodista y, en automático, la libertad del público.

Un caso representativo es el Buenos Aires Herald, único diario que denunció la desaparición de personas en plena dictadura argentina: «Siempre me había preguntado cómo en Alemania los nazis pudieron asesinar a siete millones de personas sin que la sociedad hiciera nada. Tuve la respuesta en Argentina, la gente no quería saber lo que estaba pasando. Pero es ahí cuando el deber del periodista es informar, y es lo que hicimos», dijo Roberto Cox, su director, despojándonos, acaso sin proponérselo, de toda excusa para fallarle, desde el periodismo, a nuestra comunidad.

Consulta también: 

Modificado por última vez en Martes, 08 Agosto 2017 12:12
Samahanta Paredón

Samahanta Paredón egresó de la Facultad de Derecho de la UNAM, y está interesada en Derecho Penal, Criminología y periodismo judicial. Ha tomado cursos en el Instituto Nacional de Ciencias Penales y en ArteLuz un taller sobre fundamentos de la investigación periodística y el reportaje. Se desempeña como investigadora en el Instituto de Justicia Procesal Penal y es parte del Lab de Periodismo de La Clínica de Acción Legal (PUDH-UNAM). Ha colaborado en diversos proyectos de empoderamiento de comunidades indígenas de Guerrero, así como en la protección al medio ambiente y el desarrollo sustentable en Oaxaca. También en organizaciones como ASILEGAL, AC, YMCA, el Tribunal Permanente de los pueblos y la Semarnat.