×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 112323

Warning: file_get_contents(http://graph.facebook.com/?ids=http://ijpp.mx/justicia/item/1521-obligado-debatir-sobre-los-tribunales-contra-adicciones): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/ijpp17/public_html/plugins/content/bt_socialshare/bt_socialshare.php on line 762
Martes, 20 Junio 2017

Obligado, debatir sobre los Tribunales contra Adicciones

Por
Valora este artículo
(1 Voto)

Los Tribunales de Tratamiento contra las Adicciones (TTA) son un modelo de intervención utilizado por jueces ―a través de la solución alternativa denominada «suspensión condicional del proceso»― para someter a una persona que enfrenta un proceso penal, si es el caso, a tratamiento por adicciones.

En este modelo participa un equipo multidisciplinario, formado por el juez de control que preside las sesiones o las audiencias, el fiscal, el defensor, la persona imputada, un psicólogo, representantes del área de salud, un supervisor y la policía.

Para ser admitida en el programa la persona imputada debe cumplir con ciertos criterios, luego de lo cual el equipo se reúne con frecuencia para analizar el avance del tratamiento y tomar decisiones si identifica incumplimiento.

El modelo impone varios desafíos y la interrogante ha sido siempre sobre su grado de efectividad para lograr que alguien bajo proceso supere su adicción.

Los argumentos a favor sostienen que las personas se someten voluntariamente a tratamiento y superan la adicción; que disminuyen la reincidencia entre quienes utilizan sustancias y el uso de la prisión, y que este tipo de programas las acerca a servicios comunitarios. Estudios en contra, sin embargo, sostienen que no existen los programas suficientes y que un tratamiento por orden judicial no es voluntario y por ello produce el efecto contrario.

Physicians for Human Rights (Médicos por los Derechos Humanos) publicó recientemente el informe Neither Justice nor Treatment [junio 2017], sobre el tratamiento de personas imputadas a través de los TTA (Drug Courts, se le denomina en Estados Unidos) en los estados de Florida, New Hampshire y New York.

Al evaluar la disponibilidad y calidad del tratamiento, encontró obstáculos importantes. En muchos casos los funcionarios judiciales, sin formación médica, ordenaron un tratamiento inapropiado, sin contar con evidencia objetiva, o un tratamiento obligatorio para quien no lo necesitaba.

Physicians for Human Rights publicó recientemente un informe… cuyos resultados muestran preocupación por la violación de derechos como la privacidad, confidencialidad y voluntariedad, además de que las personas fueron tratadas como delincuentes

En todos los casos los resultados muestran preocupación por la violación de derechos humanos como la privacidad, confidencialidad y voluntariedad para someterse a un tratamiento, además de que las personas fueron tratadas como delincuentes y castigadas de algún modo por sus problemas médicos, como si eso fuera un delito.

El informe concluye que en dichos estados los TTA fracasaron en brindar tratamiento a quienes verdaderamente lo necesitaban y los programas llenaron los espacios, de suyo limitados, para atender a personas enviadas por el juez que no siempre lo requerían. Y en relación a la voluntariedad, que un número significativo de participantes sintió presión para someterse a los programas, buscando eludir procedimientos penales complejos.

En Estados Unidos funcionan más de 3,100 programas de TTA y en los últimos años se promueve su implementación a nivel mundial, lo cual incluye a México y América Latina: Antes de que sean tomadas decisiones de política pública al respecto ―lo cual impactará en la salud de las personas, sus derechos y el presupuesto― es indispensable analizar las experiencias, posturas y recomendaciones de especialistas.

A propósito, entre las recomendaciones del informe de Physicians for Human Rights destacan las de admitir a personas que representan un riesgo procesal alto, con base en sus necesidades médicas, y no solo en criterios legales; eliminar sanciones por recaídas; crear programas de tratamiento especializados; que el sector salud se encargue de todo esto, y reevaluar la política de los delitos por posesión.

Es importante que en México haya un verdadero debate sobre esta controversial figura.

Consulta también:

Modificado por última vez en Miércoles, 26 Julio 2017 10:29
Javier Carrasco Solís

Es director ejecutivo del Instituto de Justicia Procesal Penal.