×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 119348
Martes, 06 Junio 2017

El grave impacto de las palabras discriminatorias

Por
Valora este artículo
(2 votos)

A principios de mayo [2017] supimos que una mujer fue encontrada muerta en Ciudad Universitaria: Era Lesvy Berlín y tenía 22 años.

Una cuestión que no pasó inadvertida fue la de los tweets donde la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México publicó supuesta información sobre ella, afirmando, por ejemplo, que con su novio y amigos había estado alcoholizándose y drogándose en el campus universitario, y que vivía con él, había desertado de la escuela y debía materias.

A partir de la indignación que esto suscitó, es necesario pensar una vez más acerca de su peso en la investigación y la sanción del delito. El caso y los tweets reflejan la estigmatización que sufren las mujeres que no se comportan de acuerdo con las pautas establecidas por la sociedad y que, si algo malo les sucede, la mayoría de las veces es su «culpa». También llevan a pensar que la Procuraduría pudo estar investigando basada en prejuicios que influirían en la sanción contra quien cometió el delito. Esto no es nuevo y sus consecuencias en la búsqueda de justicia han probado ser graves.

El caso de Lesvy Berlín remite a lo sucedido en Ciudad Juárez [Chihuahua], donde cientos de mujeres han sido asesinadas y, específicamente, tiene similitudes con lo expuesto en la sentencia de la Corte Interamericana «González y otras vs México», relativa al conocido como «Caso del Campo Algodonero». En esta, una de las pruebas son declaraciones de las madres de las jóvenes asesinadas donde relatan lo dicho por el ministerio público; por ejemplo, sobre Esmeralda, dijo: «No está desaparecida, anda con el novio o anda con los amigos de vaga» o «que si le pasaba eso era porque ella se lo buscaba, porque una niña buena, una mujer buena, está en su casa».

Alguien podría pensar que las palabras no tienen peso, pero reflejan el sentir, en este caso, de una sociedad machista, en la que las mujeres 'mal portadas' no merecen la atención y el tiempo de las autoridades

La Corte Interamericana concluyó que tales afirmaciones son prueba de la forma en la que se minimiza la desaparición de mujeres, lo cual tenía como consecuencia, a su vez, que las investigaciones fueran retrasadas y resultara menos probable encontrar a las víctimas.

Alguien podría pensar que las palabras no tienen peso, pero reflejan el sentir, en este caso, de una sociedad machista, en la que las mujeres «mal portadas» no merecen la atención y el tiempo de las autoridades. Pero la Corte Interamericana declaró al Estado mexicano responsable de no cumplir sus obligaciones para proteger a mujeres que vivían en un contexto de violencia machista.

Las similitudes entre los casos del Campo Algodonero y Lesvy Berlín nos llevan a exigir no solo jueces y juezas con perspectiva de género, sino también fiscalías que investiguen y actúen previendo la discriminación estructural contra las mujeres, pues de lo contrario seguirán reproduciéndose, generando nuevas víctimas.

Consulta también:

Modificado por última vez en Martes, 27 Junio 2017 11:23
Mayra Ortiz Ocaña

Estudia en la Facultad de Derecho y es asistente en el Instituto de Investigaciones Jurídicas, ambos de la UNAM, además de ser co-conductora del programa Observatorio Semanal de TV UNAM e integrante del Colectivo de Abogadas y Abogados Solidarios CAUSA. Contáctala vía @MayrillaO