Martes, 31 Enero 2017

La criminalización mediática impide la reinserción social

Por
Valora este artículo
(1 Voto)

El 9 de enero [2017] Grupo Imagen ―del empresario Olegario Vázquez Raña y dirigido por Olegario Vázquez Aldir― inició la publicación de la serie Las graduaciones del infierno: 30 horas en la cárcel, en el programa informativo de Ciro Gómez Leyva y que muestra aspectos de la vida al interior del Reclusorio Preventivo Varonil Norte [Ciudad de México].

El enfoque de la serie es tendencioso y criminalizante: No respeta la presunción de inocencia y, en general, el derecho al debido proceso. Tal ejercer de la profesión periodística cae en lo que Marco Lara Klahr describe como «tribunales mediáticos», a través de los cuales se fomenta desde los medios de comunicación la criminalización, estigmatización y discriminación, en este caso de personas privadas de la libertad.

En los videos se señala abiertamente, tanto a custodios como a personas privadas de libertad, de ser extorsionadores, sin que ninguno esté vinculado a proceso penal por dicho delito al momento del señalamiento. Grupo Imagen decidió su culpabilidad sin mediar un proceso ni, desde luego, la sentencia de un juez.

Estos señalamientos sensacionalistas desvían la atención sobre el problema de fondo: La falta de garantía en cuanto a condiciones dignas para las personas privadas de la libertad, según establece la Ley Nacional de Ejecución Penal, lo cual incluye el hacinamiento y el autogobierno, que las autoridades capitalinas tienen la responsabilidad de atender.

La serie Graduaciones del infierno: 30 horas en la cárcel, en el programa de Ciro Gómez Leyva, tiene un enfoque tendencioso y criminalizante, el cual abona los estereotipos que limitan la reinserción social

En el reportaje se señala a personas privadas de libertad sin cuestionar, en cambio, el papel de las autoridades al permitir tales situaciones, ni mencionar el marco legal. Se limita a señalar, estigmatizar y criminalizar a la población privada de libertad, abonando a los estereotipos que limitan la reinserción social.

Medios y periodistas estamos a tiempo de corregir esta práctica e impulsar un ejercicio periodístico ético, en el que contemos historias teniendo en cuenta que las y los protagonistas son personas con derechos como el resto de la sociedad.

El cambio puede comenzar reflexionando sobre nuestro quehacer periodístico cotidiano y cómo ayuda a la sociedad, recordando que la misión social de informar sobre los asuntos que competen a la comunidad contribuye con la toma de decisiones informada, indispensable para el sano funcionamiento de la democracia.

Consulta también: 

Modificado por última vez en Viernes, 02 Junio 2017 10:11
Corina del Carmen Arriola Romero

Es comunicadora y periodista feminista, integrante de la Red Nacional de Periodistas y la Red Nacional de Defensoras de los Derechos Humanos en México.