×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 731
Martes, 24 Febrero 2015

Cómo demonizar las «drogas» propicia abusos y torturas

Por
Valora este artículo
(3 votos)

Palizas, hambre, humillación, abuso sexual, trabajo forzado y secuestro no son palabras que vengan a la mente cuando pensamos en el concepto de «tratamiento» en el siglo XXI. Sin embargo, estas son prácticas a las cuales se somete a diario personas que usan drogas en México, en nombre del «tratamiento», como lo demuestran dos nuevos informes sobre condiciones dentro de los «anexos».

En febrero de 2015 el Colectivo de Acción y Transformación Integral (COACTI) y el Colectivo por una Política Integral Hacia las Drogas (CUPIHD) —ambos basados en México— presentaron los resultados de sus investigaciones de varios meses. Mientras algunos se escandalizarán al leer sobre los abusos revelados en estos documentos, otros pensarán que representan un modo aceptable de lidiar con el uso de drogas, una actitud que legitima el uso de tratamiento cruel, inhumano o degradante en nombre de la «curación».

El uso de drogas no es en sí mismo un problema que requiera de «cura», así como el consumo de alcohol por sí mismo no es alcoholismo. Cuando el uso de drogas se vuelve problemático hay muchos métodos para ayudar a las personas que usan drogas a mejorar su vida y su salud. Los abusos y castigos no están entre ellos. Los malos tratos documentados en los informes —incluyendo golpizas, encadenamiento o forzar a personas a comer comida podrida o su propio vómito— violan los derechos humanos de estos seres humanos, sin que exista evidencia alguna que apoye su uso como «tratamiento» para dejar de usar drogas. De hecho, estos lugares crean en los usuarios más miedo a buscar ayuda. Como declaró una persona entrevistada por CUPIHD, «[después de que me liberaron] volví a usar [drogas], obviamente... y entonces no quería ir a ninguna parte más por temor a que iban a hacer las mismas cosas».

Aún más trágico es que algunos han perdido la vida como consecuencia de los abusos cometidos en estos «anexos». Desafortunadamente, la desesperación, la falta de información y la escasez de verdaderas opciones de tratamiento empujan a familiares desesperados a internar a seres queridos en estos lugares.

Para aquellos que sostienen que esto es una parte necesaria de la 'guerra contra las drogas', recordamos que mientras las drogas son objetos inánimes, hay seres humanos de carne y hueso victimizados

Como señala CUPIHD en su informe, esta situación sale a relucir más prominentemente al recibirse quejas ante la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, al ver cómo los periódicos cubren estos informes y cómo se establecen los vínculos entre la operación de tales centros de «rehabilitación» y la explotación sexual, el encarcelamiento ilegal, la trata de personas, incluyendo personas menores de 18 años, e incluso el reclutamiento de la delincuencia organizada.

El Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Tortura, Juan Méndez —sobreviviente de tortura— se ha expresado en contra de estas prácticas, señalando que los abusos cometidos en el nombre del tratamiento de adicciones constituyen tratos crueles, inhumanos o degradantes, y en algunos casos incluso tortura.

La preocupación por dichas prácticas abusivas en supuestos centros de salud le llevaron a escribir un reporte temático a las Naciones Unidas, así como un volumen separado que explora más allá este asunto, donde concluye que las autoridades deben suprimir los centros abusivos y ofrecer en cambio tratamiento voluntario basado en evidencia, establecer mecanismos de seguimiento e investigar violaciones de derechos humanos ocurridas allí. Se aúna así a un coro internacional de declaraciones similares encabezado por la ONU y Human Rights Watch.

Al tiempo que México aborda el problema de la tortura más ampliamente, debemos recordar que reducir el valor de la vida de cualquiera tiene el efecto de sancionar violaciones a las vidas de todos.

«Lo llevamos ahí con la esperanza de la rehabilitación y que dejara de utilizar drogas”, explicó una mujer en la Ciudad de México cuyo hermano fue internado en un centro abusivo. «Nosotros no lo enviamos para que fuera golpeado, ese nunca fue nuestro deseo». Su hermano murió después de cuatro días en un supuesto centro de rehabilitación donde sufrió palizas brutales con un bate de béisbol.

Para aquellos que sostienen que esto es una parte necesaria de la «guerra contra las drogas», recordamos que mientras las drogas son objetos inánimes que no pueden sufrir, hay seres humanos de carne y hueso victimizados por esta «guerra». Tenemos que trabajar hacia un mundo libre de tortura garantizando tratos dignos para los usuarios de drogas.

El 4 de febrero pasado [2015] fueron presentados los informes de COACTI y CUPIHD en la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal. Aquí puede encontrar un vídeo de entrevistas con personas abusadas en estos centros.

Versión en inglés disponible en PDF

Consulta también:

Modificado por última vez en Miércoles, 05 Agosto 2015 09:42

1 comentario

  • Enlace al Comentario weed stores near me Martes, 14 Abril 2020 12:22 publicado por weed stores near me

    I enjoy what you guys are usually up too. This kind of clever work and coverage! Keep up the amazing works guys I've included you guys to my blogroll.|

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.