Instituto de Justicia Procesal Penal - Noticias

Isabel Erreguerena

El pasado 11 de abril, el presidente Andrés Manuel López Obrador mencionó en su conferencia matutina que se debía de dar apoyo a los jóvenes para prevenir la violencia, mencionando especialmente que su gobierno trabajará programas para prevenir las adicciones. Asimismo, señaló que se buscará “desalentar el consumo de drogas en una gran campaña en la que los van a ayudar todos los medios de información; dando opciones, dando alternativas, que el joven no tome ese camino”.

Sarahí Salvatierra

El pasado 12 de abril se publicó en el Diario Oficial de la Federación la reforma al artículo 19 constitucional, que amplía el catálogo de delitos considerados como “graves” y que ameritan prisión preventiva oficiosa. Destacan dos relacionados con corrupción: enriquecimiento ilícito y ejercicio abusivo de funciones. Una de las razones argumentadas por el legislativo para aprobarla fue que con esto pretenden desalentar los actos de corrupción. Sin embargo, ampliar la prisión preventiva oficiosa no es una medida efectiva para lograrlo, pues el combate efectivo de la corrupción requiere transformaciones estructurales, que van más allá de mantener presas a las personas mientras se resuelve su caso.

Janine M. Otálora Malassis y Juan Luis Hernández Macías

En 1996, Carlos Santiago Nino publicó La Constitución de la democracia deliberativa. [1]En esta obra, a diferencia de sus libros más famosos dedicados estrictamente a la filosofía del derecho, Nino se ocupa de unas de las discusiones clásicas del derecho constitucional: la tensión entre democracia y constitucionalismo. A lo largo de la obra, Nino construye una teoría epistémica de la democracia a partir de la cual concluye que las decisiones tomadas desde la regla de la mayoría tienen un valor intrínseco superior a otras tomadas desde otro modelo decisivo. Para el filósofo argentino, en una sociedad donde el valor de la igualdad sea tomado en serio, siempre existirán las condiciones para que todas las personas tomen sus propias decisiones.

Layda Negrete

Rodrigo fue víctima de un asalto a mano armada en el Estado de México. Fue un viernes, no era santo, pero igual le tocó su viacrucis. Aquí la crónica de su suplicio: