Jueves, 06 Septiembre 2018

Spoiler alert: No iban armados #HastaLosDientes*

Valora este artículo
(1 Voto)

Alfredo Lecona

En este país, estudiar puede ser un crimen. Buscar la excelencia, el equivalente a una actividad terrorista que merece la respuesta colérica de armas nacionales que por más de 10 años se han cubierto de impunidad. Y la amistad, puede ser causal de pena de muerte.

Una de las historias más emblemáticas de estos casi 12 años de guerra, se cuenta en el documental “Hasta Los Dientes”, que este fin de semana se estrena en 400 salas a lo largo del país. El magnifico trabajo dirigido por Alberto Arnaut y producido por Erick García, es el retrato más completo que se puede encontrar sobre la fallida guerra contra el narcotráfico y sus dolorosos alcances. La estampa más fiel de una justicia cancelada para el 99% de las víctimas.

En una madrugada que se ha prolongado por más de ocho años, la rabia de la militarización cerró los ojos de Jorge y Javier, dos estudiantes de posgrado becados por el TEC de Monterrey, quienes, a unos días de titularse, fueron asesinados al interior de su propia universidad.

El asesinato de Jorge y Javier a manos de militares no es una versión, es una verdad incontrovertible y el documental muestra las pruebas contundentes de esa atrocidad.

Todo comenzó con un enfrentamiento entre militares y presuntos delincuentes en las inmediaciones del TEC en Monterrey. Sin acordonar el área, sin delimitar sus acciones, los miembros del ejército convirtieron el campus en un campo de batalla con el pretexto de perseguir a quienes los habían agredido. Y abrieron fuego. Javier cayó. Jorge regresó a auxiliar a su mejor amigo y entonces fue alcanzado también. Probablemente uno o ambos seguían con vida y entonces los soldados se acercaron y decidieron fulminarlos a golpes.

Lo sucedido posteriormente es la extensión del horror normalizado. Algo que se repite cuando la orden de mandos superiores que se saben impunes es “mátalo que yo lo pagó, los muertos no declaran”. Es esa criminalización de las víctimas y los “daños colaterales” del tonto discurso de Calderón. Es darse cuenta de que los estudiantes solo portaban mochilas y entonces haberles montado fusiles. Es el parte del operativo en el que, para intentar esconder el crimen, un comandante escribió que los ejecutados eran delincuentes armados “hasta los dientes”.

Es esa normalización de la guerra, tan flexible y cruel que las propias autoridades universitarias avalaron la verdad oficial, mientras personal del TEC lavaba al día siguiente la sangre derramada en el lugar de los hechos, mientras los estudiantes entraban como si fuera una mañana cualquiera e incluso algunos se congratulaban de las bajas de los delincuentes que no lo eran.

HASTA-LOS-DIENTES-1-628x365

Todo esto reflejado fiel y dolorosamente en el largometraje. Todo, más el calvario que vivieron las familias de Jorge y Javier, quienes los buscaron por más de 36 horas, con la certeza de que no los encontrarían sin vida, porque nadie había reportado bajas de estudiantes. Desde entonces cargan su dolor y buscan limpiar el nombre de dos extraordinarios estudiantes que en una carpeta de investigación siguen siendo considerados sicarios.

El documental no podría llegar en un momento más oportuno. No solo porque los costos de la guerra hayan crecido exponencialmente en los últimos años, sino porque después del mandato democrático del pasado 1º de julio, la promesa de construir paz se ha convertido en exigencia que se repite por víctimas en foros y consultas a lo largo del país. Y porque no se puede dejar pasar que en diciembre se aprobó, contra peticiones nacionales e internacionales, la Ley de Seguridad Interior, que no es más que promesa y carta abierta para perpetuar la militarización del país en plena opacidad e impunidad.

El Colectivo Seguridad Sin Guerra, integrado por más de 300 organizaciones y personas, ha decidido acompañar el clamor de justicia de las familias de Jorge y Javier en la difusión de Hasta los Dientes y este miércoles estará en la Suprema Corte de Justicia en una proyección abierta al público. Ahí, donde en las próximas semanas se decidirá sobre la constitucionalidad o inconstitucionalidad de la Ley.

HASTA-LOS-DIENTES-2-628x312

De verdad que no hay material más poderoso para sensibilizar a Ministras, Ministros y a todo aquel que siga pensando que mantener a las fuerzas armadas en las calles es una opción que debe perdurar, en vez de elaborar un plan de retiro gradual y el fortalecimiento y dignificación de policías civiles.

Es casi una responsabilidad de estado, también, que toda la clase política vea el documental y se dejen de poner como pretexto que se debe esperar a la resolución de la Corte para que la mayoría legislativa impulse la abrogación de la Ley de Seguridad Interior. Todas las fuerzas políticas tienen su parte de responsabilidad en los horrores de la Guerra y la aprobación de su ley. Todas.

Si algo queda más que probado en “Hasta los Dientes” es que en una situación como en la que se encuentra el país, todas y todos estamos en el lugar y el momento equivocado. En una autopista, en la calle, o en una universidad, somos potenciales criminales armados hasta los dientes, aunque lo único que portemos sea nuestro derecho a vivir normalmente.

#TodosSomosJorgeYJavier

* Publicado en aristeguinoticias.com [septiembre 5, 2018]

Consulta también:

Visto 253 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.