Imprimir esta página
Martes, 12 Diciembre 2017

Unas buenas noticias*

Valora este artículo
(1 Voto)

Alejandro Hope

Si un delincuente piensa que acaba en la cárcel por simple mala suerte, es probable que repita la conducta. Si en cambio, piensa que el castigo es justo, es posible que haga la conexión indispensable entre conducta y sanción. Sin eso, no hay disuasión posible

Eso de contar lo bueno que no se cuenta suena a evasión y sabe a propaganda. Dios y mis diez lectores saben que no lo hago a menudo. Pero hay días y hay veces en que algo bueno amerita ser contado.

Y ese algo que es noticia y es bueno y es de hoy tiene que ver con el nuevo sistema de justicia penal. El muy vilipendiado hijo de la reforma de 2008. El que, según procuradores y gobernadores y jefes de policía, produce una puerta giratoria. El que, dicen, no hace sino liberar a peligrosos delincuentes en nombre del debido proceso.

Pues resulta que en este nuevo sistema, los jueces sí están presentes en los juicios y sí ponen atención y queda evidencia videograbada de lo que se hace en el proceso. Y eso cambia muchas cosas.

El World Justice Project (WJP), una organización internacional dedicada al estudio y promoción de la legalidad y el estado de derecho, ha venido elaborando un estudio sobre la puesta en marcha del sistema de justicia penal acusatorio. Los resultados definitivos se presentarán el próximo año, pero algunos datos tentativos permiten una dosis de optimismo.

Usando datos de la Encuesta Nacional de Personas Privadas de la Libertad (Enpol 2016), elaborada por Inegi, pudieron determinar que, desde la perspectiva de los inculpados, la calidad de los juicios ha mejorado enormemente.

Por ejemplo, se preguntó a los internos si los jueces estaban atentos en sus audiencias. Entre 20 y 25% de los reos procesados bajo el viejo sistema respondieron afirmativamente. En el nuevo sistema, más del 60% de los procesados dijo lo mismo.

Se encontró misma diferencia de tres a uno en la pregunta sobre la simple presencia de los jueces en las audiencias: en el vejo sistema, 25 a 30% de los inculpados señalaron que los jueces estuvieron presentes siempre o casi siempre ¿Y en el nuevo sistema? Más de 70% dio esa respuesta.

Y en lo que se refiere a la videograbación de audiencias, la diferencia es aún más dramática. Sí para el 10% de los casos en el viejo sistema, sí para el 60% de los casos en el nuevo sistema.

A todo lo anterior, un ciudadano de a pie podría responder encogiendo los hombros ¿Qué más da si los inculpados perciben que su proceso es más justo? Pues da mucho, por varias razones.

Si una sanción es percibida como legítima, su efecto disuasivo es muchísimo mayor. Sobre ese fenómeno, hay amplísima evidencia en una multiplicidad de contextos. Si un delincuente piensa que acaba en la cárcel por simple mala suerte, es probable que repita la conducta. Si en cambio, piensa que el castigo es justo y merecido (aunque no bienvenido desde su perspectiva), es posible que haga la conexión indispensable entre conducta y sanción. Sin eso, no hay disuasión posible.

La legitimidad de la sanción depende en buena medida de que el proceso sea percibido como justo y sujeto a reglas. Y para eso, el juez debe estar en las audiencias y debe poner atención. Además, debe existir una forma de revisar el proceso completo y el comportamiento de todos los involucrados, incluyendo al juez. Para ello, la videograbación es utilísima.

Lo que muestra el estudio del WJP es un incremento en la legitimidad de al menos un tramo del proceso penal. A la larga (y tal vez a la corta), eso va a aumentar la capacidad del sistema para moldear conductas y evitar delitos.

Pero, además de esas posibles consecuencias, ¿no prefieren vivir en un país donde los jueces vayan a las audiencias y no anden papando moscas o leyendo el periódico mientras se discuten asuntos graves de crimen y castigo? Yo sí. Sin lugar a dudas.

Nota: muchas gracias a Layda Negrete, investigadora en México del WJP, por los datos.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@ahope71

*Publicado en eluniversal.com.mx [diciembre 11, 2017]

Consulta también:

 

Modificado por última vez en Martes, 12 Diciembre 2017 11:30

5223 comentarios