Lunes, 12 Junio 2017

Reforma en NL alienta la "justicia por propia mano": expertos*

Valora este artículo
(1 Voto)

Jesús Badillo y Olinka Valdez

Las modificaciones al código penal, que permiten dañar e incluso matar en caso de robo con violencia, son resultado de presiones de grupos empresariales, de acuerdo con Presunción de Inocencia.

 La reforma al Código Penal en Nuevo León que permite dañar, lastimar e incluso matar a un presunto delincuente en caso de robo con violencia, alienta la justicia por propia mano y relevar al Estado de su responsabilidad en materia de seguridad pública, de acuerdo con especialistas de la organización "Presunción de Inocencia".

“Constituye un retroceso, desnaturaliza la institución penal de la legítima defensa y la extiende a supuestos muy amplios que podrían alentar la justicia por propia mano y a relevar al Estado de la responsabilidad que tiene en la seguridad pública y en la persecución y sanción de los delitos”, dijo Simón Alejandro Hernández León, de la organización Presunción de Inocencia.

El 29 de mayo, el Congreso local aprobó una reforma impulsada por el diputado panista, Marcos Mendoza Vázquez, que considera las afectaciones a la propiedad son consideradas como agresiones que pueden ser rechazadas mediante la legítima defensa y amplía la figura para amparar a quien lesione, cause cualquier daño o prive de la vida a otro. 

“(…) a quien encontrare dentro de su hogar, en la casa en que se encuentra su familia, aún cuando no sea su hogar habitual; en un hogar ajeno que aquél que tenga obligación de defender; en el local en que aquél tenga sus bienes o donde se encuentren bienes ajenos que tenga la obligación legal de defender y el intruso ejerza violencia sobre las personas o sobre las cosas que en tales sitios se hallen”, de acuerdo con el dictamen aprobado.

La modificación al artículo 17 ‘despenaliza’ el homicidio en casos que no deberían ser considerados como defensa propia, al establecer supuestos muy amplios.

De acuerdo con el abogado, “el escalamiento o fractura de los cercados, paredes, o entrada de su casa o departamento", tal y como quedó en el código, no actualizan una agresión real e inminente que ponga en riesgo la vida o la integridad para que sea considerada como legítima defensa.

La reforma tampoco establece el principio de proporcionalidad y racionalidad de los medios empleados al considerar legítima toda conducta, entre las cuales se incluiría la muerte de la persona bajo la formulación "cualquiera que sea el daño causado al agresor", explicó. 

La amplitud del concepto de “propiedad privada” justifica la legítima defensa frente a afectaciones a casas, departamentos habitados y dependencias, lo que podría dar lugar a interpretaciones que incluyan lugares comerciales o industria.

Para Hernández León, la reforma responde de grupos empresariales que exigen ‘mano dura’ en el combate a la delincuencia y que lejos de garantizar seguridad jurídica, penaliza y agrava las sanciones.

¿Qué es la legítima defensa?

Es una figura jurídica excepcional que exime de responsabilidad penal por la comisión de un acto que podría ser considerado un delito en otras circunstancias.

Para que se considere legítima defensa debe existir la necesidad de defenderse, la conducta debe responder a una agresión actual, real e inminente contra la vida y la integridad personal.

También debe ser proporcional y debe existir racionalidad en los medios empleados; de esta forma, la legítima defensa puede consistir en lesionar al agresor y en última instancia y sólo que sea proporcional y exista racionalidad en el medio empleado, puede resultar en su muerte. 

*Publicado en milenio.com [junio 1, 2017]

 Consulta también: 

Modificado por última vez en Miércoles, 14 Junio 2017 09:20